domingo, 30 de junio de 2013

Uruguay vs Italia on line en vivo Copa Confederaciones 2013

URUGUAY NO SE QUIERE QUEDAR AFUERA DEL PODIO, COMO LE PASÓ EN SUDÁFRICA. 

El premio que ya no es sólo un consuelo

Siempre se dijo que el tercer puesto es el premio consuelo. Pero todo ha cambiado con el correr de los años. Cada vez se valora más estar en un podio, subirse a él y codearse con los mejores.
Pero ¿cuánto tuvo que pasar? Apenas 40 años... porque nadie festejó aquel cuarto puesto de Uruguay en el Mundial de Suiza en 1954, y menos el de México 1970, cuando la celeste perdió con el Brasil imbatible de todos los tiempos y después, peleando por el tercer puesto ante Alemania, cayó sin merecerlo. El regreso de aquella selección fue en silencio, ante la indiferencia de todos. Pero claro, el mundo cambió, el fútbol también, y de aquel tuteo permanente con la gloria se pasó al ostracismo futbolístico. Más allá de alguna conquista continental, llegar a un Mundial se hizo cada vez más difícil, y ganarle a las selecciones de elíte pasó a ser un imposible.
Pasaron 40 años. Del 70 al 2010, cuando Uruguay empezó a recorrer un camino de triunfos y hazañas muy parecido a "los de antes". Pero ese cuarto puesto en la Copa del Mundo de Sudáfrica no quedó en el cajón del olvido, ni los futbolistas fueron ignorados a su regreso. Sucedió todo lo contrario, después de muchos años, la gente salió a festejar lo que había que festejar. Por fin, después de cuatro décadas, se reconocía la valía, el esfuerzo, y la realidad: Uruguay no es potencia económica ni futbolística. Ni lo será. Porque es un país limitado en todos sentido, y con menos población que jugadores profesionales, por ejemplo, en Brasil.
Es un milagro pelearle como se le peleó a España, o como se le jugó a Brasil; eso es el milagro, no un triunfo. Y milagro será enfrentar de igual a igual a Italia, potencia por donde se le mire.
Pues bien, hoy, después de 40 años, después de cuatro décadas en donde ganar era lo único válido para el fútbol uruguayo, todo cambió, y se valoran los logros, los esfuerzos, la actitud, la entrega, ese amor casi amateur que muestran los jugadores de la selección por la camiseta celeste.

Cosas del fútbol. Y de Uruguay claro, en donde las cosas volvieron a su cauce normal después de cuarenta años.
Así que esta vez, nada de premio consuelo, ni de partido por el calendario. Hay que pelear y valorar ese puesto, hay que intentar sacar del podio a Italia (nada menos) y poner a flamear la bandera de Uruguay. Pero sin dramatismos ni falsas expectativas. En esta Copa de las Confederaciones, el más débil, el más chico, volvió a meterse entre los mejores, volvió a dejar su huella. Ni Japón, ni México, ni Nigeria... Uruguay pasó la serie, cayó sin merecerlo contra Brasil potencia y local, y ahora irá como si tal cosa, a pelearle de igual a igual al país donde se juega el fútbol más táctico y más profesional de Europa, donde todos ganan millones de euros, y en donde cada club es una selección.

MAÑANA ACÁ

La selección emprenderá el retorno hacia Montevideo en la madrugada del lunes, en vuelo que partirá desde Bahía a las 05.40 y hará escala en San Pablo, para luego seguir hacia la capital uruguaya.

ATENCION A ....

Edinson Cavani

Viene de jugar uno de sus mejores partidos con la selección de Uruguay. El delantero es de los que más se sacrifica a la hora de recuperar. Está anotando.

Daniele de Rossi

Esta vez el volante, de generoso despliegue físico, no tendrá el desahogo de Pirlo cuando la recupere. Hará dupla en el medio con el más irregular Montolivo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios obcenos y mal intencionados seran eliminados. Gracias